Cuando hay una inundación, lo más importante es avisar a tiempo para que los bomberos o la policía tomen cartas en el asunto. Eso sí, con tranquilidad, que no cunda el pánico.