Para que un bar funcione, no sólo hacen falta camareros. También se recomienda tener clientes.